Hablo sin gritos

Mientras siga brillando la luna,

habrá “locos bajitos” que sueñen amores;

seres pensando que el amor es diferente

según la copa que les embriague.

Tal vez no importe recorrer

un arduo camino, angosto y terco,

intangible para los que no son capaces

de lanzar hacia lo interminable:

una mirada que envuelva sin ser furtiva,

una palabra cariñosa

ante los sudores que produce el dolor,

una mano fiel

que sirva dulzura en su palma.

Hablo sin gritos

pensando que mi lenguaje rodea la realidad

mas… me desbarata el sonido del mar,

cuando viene a recordarme que he olvidado la sonrisa.

Existen cosas demasiado evidentes pero…

seguimos disimulando día tras día.