Belén de la Puerta de Alcalá, de Madrid. O al menos, esto es lo que ha colocado el equipo que dirige el Ayuntamiento de Madrid, como decoración de la Puerta de Alcalá, en el lugar en que tradicionalmente se representaban unas figuras del Nacimiento. Claro que, algunos de los integrantes de este abanico de partiditos, que se ha coaligado para hacerse con el poder, ha dicho que no se celebra la Navidad de nadie, sino el solsticio de invierno…

Y la verdad es que, lo lógico es que, cada uno celebre lo que quiera, o no celebre nada, según sus preferencias y la sacrosanta libertad individual, pero parece que, estos personajes mandones y prepotentes que ordenan y mandan todo el día, no se han enterado de que, los cargos públicos, no son para hacer lo que ellos quieran y obligar al resto a hacer lo mismo, sino que se gobierna para todos, o en realidad, no se está gobernando, sino imponiendo su capricho por la fuerza, como en la época de los señores medievales, o… los fascistas.

En estas fechas, las personas que estaban en Madrid, por domicilio o de paso, acostumbraban a salir de compras y deambular sin rumbo, por las calles más comerciales. Y a cualquiera que haya estado en esa actividad, sobre todo con mujeres, habrá padecido el hecho de que, ven una cosa en una tienda y salen a otra, pero al ver allí productos parecidos, se acuerdan de que les gusta más la anterior, así que vuelven atrás… Pues, eso ya no se puede hacer. En la Calle de Preciados, una de las más comerciales, se ha instalado una barrera de policías, para que las personas pasen, pero en una sola dirección. Si alguien quiere volver atrás, tendrá que dirigirse a una calle lateral, llegar a otra paralela, y, dando una vuelta que a veces es muy larga, volver a entrar a la calle en que ya estaba, pero por la dirección que los mandamases indican.

En la Gran Vía, otra de las calles más comerciales de Madrid, se cortan los carriles de tráfico rodado laterales, para que le gente pueda pasear a pie, dejando solamente un carril para el tráfico de vehículos, con lo que se organizan unos atascos de tráfico monumentales, aunque no haya peatones. Porque a esos jefazos, les parece eso más moderno y “progresista”, pensando quizá que, los que tienen un automóvil, son burgueses ricachones, por lo que no importa que “se fastidien”… Como si hubiéramos retrocedido cien años…

Algún periodista, le pregunto a la alcaldesa de Madrid, o a otro de los gerifaltes de esa Institución, el porqué de esas restricciones a la Navidad y la cabalgata de los Reyes Mayos, y contestó, que es que no todos los madrileños éramos católicos… Aunque el periodista reflexionaba después: Cuando ponen en el Ayuntamiento una enorme bandera del orgullo gay, debe ser porque esos personajes, consideran que todos los madrileños somos maricones…

El año pasado, ya habían hecho esta astracanada de suprimir el tradicional Belén de la Puerta de Alcalá, por lo que muchos ciudadanos, llevaron los suyos y los instalaron allí, así que esperemos que este año, aumente la asistencia e instalación de Belenes, aunque no tendría nada de raro que, apareciera un cordón de policías antidisturbios, para impedir la entrada de los ciudadanos al monumento. Porque para los nefastos gobernantes del Ayuntamiento actual, la Villa es de su propiedad particular, no para que los ciudadanos circulen o hagan lo que quieran. ¿Qué se habrán creído?

Por eso, cada día se hace más cierta la frase: Oh Libertad, cuántos crímenes se cometen en tu nombre…

Se usó una SONY DSLR-A200, Distancia Focal: 200.0mm (35mm equivalente 300mm). Tiempo de exposición: 0.017 s (1/60), Apertura: f/5.6, ISO equiv.: 100.

Enrique Gutiérrez y Simón

Madrid, 19 dic. 2017