Uno por uno, los pobres no resultan demasiada tentadores para los ladrones por razones obvias. Si asaltas a un banquero, puedes encontrarte con una cartera que contenga el equivalente de un mes de alquiler.   Si asaltas a un portero, tendrás suerte si te llega para salir en autobús de la escena del delito. Pero […]